Descripción de la «Serigrafía»

Es una de las técnicas de estampación más importantes y depuradas. También es la más económica.

La impresión por serigrafía consta de tres elementos: la pantalla, que lleva la imagen, la rasqueta, y la tinta.

El proceso consiste en transferir una tinta a través de una malla o pantalla tensada en un marco, el paso de la tinta se bloquea en las áreas donde no habrá imagen mediante una emulsión o barniz, quedando libre la zona donde pasará la tinta.

El sistema de impresión es repetitivo, esto es, que una vez que el primer modelo se ha logrado, la impresión puede ser repetida cientos de veces sin perder definición.

Preparación de la pantalla: Para transferir la imagen a la pantalla, se han de realizar una serie de pasos:

  • El cliente ha de proporcionar el logo, gráficos o textos que desea que sean impresos, en uno de los formatos gráficos digitales comúnmente utilizados, a poder ser vectorizados.
  • Se realiza un proceso fotográfico. El logo se divide por colores en fotolitos. Usando una impresora, se ha de realizar el fotolito, imprimiendo la imagen en una película o soporte transparente.
  • El fotolito es usado para hacer la pantalla aplicando una sustancia foto sensitiva sobre la superficie de una tela de fino hilado (anteriormente era con una seda, tensada en un marco, de ahí el nombre) que emulsiona ciertas áreas del grafismo endureciéndolas (sensibilizan lumínicamente en la emulsión) y así bloquear el paso de la tinta en las áreas donde no habrá imagen mediante una emulsión o barniz para que no se impriman, dejando libre o sin endurecer la zonas del grafismo por donde pasará la tinta para dejar ver el diseño, es decir el área a imprimir.
  • Se sitúa la gasa, unida a un bastidor para mantenerla tensa, sobre el soporte a imprimir y se hace pasar la tinta a través de ella, aplicándole una presión moderada con una rasqueta, generalmente de caucho su aplicación es directamente sobre el tejido. Por lo que el grafismo se transfiere a la tela enmarcada mediante la aplicación de una emulsión fotosensible, expuesta a una luz ultravioleta y recubierta por una capa fotosensible. De este modo la tinta puede influir a través de aquellas áreas de la tela que reproducen el grafismo original y así la imagen del fotolito es transferida a la tela de la pantalla.
  • Finalmente se lava la pantalla a fondo, disolviéndose las áreas de emulsión que no fueron expuestas a la luz, quedando una plantilla en negativo de la imagen en la malla de la pantalla, estando ya lista para ser aplicada sobre el artículo publicitario a imprimir.

El coste dependerá de la cantidad de colores a utilizar, dado que cada color deberá tener una pantalla y una impresión diferente, por lo tanto si hay tres colores, el precio se verá incrementado por tres. La mayoría de Colectivos y Clubs utilizan un solo color a contraste con la prenda, es decir, sobre una prenda clara un color oscuro y viceversa. Esto simplifica el precio final que puede oscilar entre los 30 y 40 euros para la pantalla (solo una vez) y entre 0.40 y 0.60 euros por impresión y color (dependerá del volumen).